¿Quién nos puede ayudar con la declaración de la renta?

Si bien determinadas declaraciones sobre el IRPF no tienen demasiada complicación –si el contribuyente solo tiene una nómina, no tiene responsabilidades familiares, vive en el domicilio de sus progenitores y no tiene nada adicional que genere dificultades añadidas–, otras declaraciones de la renta son complejas y su correcta cumplimentación puede suponer para el contribuyente un importante ahorro fiscal.

Es por ello que la respuesta a esta pregunta estará en función del tipo de renta y su complejidad. Algunas opciones para la realización de la renta serían:

  • Concertar cita previa para atención personal en las oficinas de la Agencia Tributaria, entre el 4 de mayo y el 29 de junio de 2017. En cualquier caso, no todo el mundo puede pedir cita previa para hacer la renta a través de Renta WEB, ya que existen ciertos límites que es conveniente conocer, así, por ejemplo, no podrán solicitar cita previa los contribuyentes con rentas del trabajo superiores a 65.000 euros, ni aquellos con más de 15.000 euros en rendimientos del capital mobiliario, ni los que tengan más de un inmueble alquilado.
  • Solicitar asistencia telefónica a la Agencia Tributaria, entre el 5 de abril y el 30 de junio de 2017. El contribuyente deberá concertar cita previa, es decir, solicitar el día y la hora para que la AEAT le llame por teléfono.
  • Encargar la declaración de la renta a un profesional de la asesoría fiscal. En este sentido es conveniente contar con un asesor fiscal de confianza, con una sólida formación y experiencia.
  • Algunos sindicatos ofrecen este servicio a sus afiliados.
  • Pedírselo a un familiar o amigo con sólidos conocimientos en materia fiscal en general y en particular del IRPF.

Son muchos los profesionales que en estas fechas del año se encuentran al servicio de los contribuyentes, confeccionando su declaración de la renta, pero si necesitas uno de confianza cuenta con la ayuda de Mediación y Rec. Aragón.

Anuncios

Novedades declaración renta 2016

En cuanto a la declaración del IRPF, destacamos las siguientes novedades:

  • El principal cambio consiste en la generalización del borrador de declaración a todos los contribuyentes, cualquiera que sea la naturaleza de las rentas obtenidas. De esta forma, todos los contribuyentes podremos obtener el borrador de declaración del IRPF a través del Servicio de tramitación del borrador/declaración (RentaWEB), tras aportar, en su caso, determinada información que les será solicitada al efecto, u otra información que el contribuyente pudiera incorporar.
  • Además, se prevé la posibilidad de solicitar la rectificación de autoliquidación del impuesto a través de la propia declaración, en el caso de que se hayan cometido errores u omisiones por parte del contribuyente que determinen una mayor devolución a su favor o un menor ingreso. Así, si se marca la casilla de solicitud de rectificación, la declaración hace las funciones de escrito de solicitud de rectificación de autoliquidación (art. 126 del RD 1065/2007, de 27 de julio).
  • Destacar también que, como todos los años, la presente orden regula los procedimientos de obtención del borrador de declaración y su remisión por la AEAT, así como el procedimiento de modificación del borrador previamente obtenido y el de confirmación y presentación del mismo por el contribuyente. Los contribuyentes podemos acceder al borrador y a los datos fiscales, desde el día 5 de abril, a través del Servicio de tramitación del borrador/declaración, utilizando alguno de los sistemas de acceso autorizados, esto es, con certificado electrónico reconocido, Cl@ve PIN o con el número de referencia, desde donde podremos confirmarlo y presentarlo o, en su caso, modificarlo, confirmarlo y presentarlo. Asimismo, en los supuestos en los que sea necesario aportar determinada información para finalizar la elaboración del borrador, una vez aportada la misma, se podrá obtener el borrador a través del Servicio de tramitación del borrador/declaración.
  • En cuanto a las deducciones autonómicas, en los anexos B.1, B.2, B.3, B.4 y B.5, se han efectuado en el modelo de declaración las necesarias modificaciones para recoger las vigentes para el ejercicio 2016.

fuentes_de_financiacion_para_un_emprendedor_y_autonomo_1Por lo que respecta a la declaración del IP, el modelo que se aprueba reproduce la misma estructura de contenidos de la declaración del ejercicio 2015, manteniéndose su presentación de forma obligatoria por vía electrónica a través de internet. Por último, también se mantiene la exigencia de que los sujetos pasivos que presenten declaración por el IP deberán realizar por medios electrónicos, por internet o teléfono, la declaración correspondiente al IRPF o el borrador de la misma.

 

Campaña Renta 2016

Ya sólo falta un mes para quese puedan presentar las declaraciones de la Renta correspondientes al ejercicio 2016.  El 5 de abril se da el pistoletazo de salida a la presentación telemática de la campaña de la renta 2016. Para presentar la declaración del IRPF de manera presencial, habrá que esperar hasta el 11 de mayo y, en ambos casos, se extenderá hasta el 30 de junio. Si el resultado sale a ingresar y se quiere domiciliar el pago, el plazo concluye el día 26 de junio.

renta-web-haciendaLos contribuyentes dispondrán del sistema ‘Renta web‘, que se generaliza ya para todos los declarantes (y es que no hay otra opción), cualquiera que sea la naturaleza de sus rentas (del trabajo, capital o actividades económicas) y que ha venido a sustituir al Programa Padre y al borrador del IRPF, ya que se trata de una mezcla de ambos.

Cada vez más, se hace imprescindible la ayuda de un buen asesor fiscal.  Mediación y Recambios Aragón te puede ayudar.

Obligaciones tributarias del autónomo

asesoria-fiscalDos de los aspectos que más preocupan tanto al autónomo ya asentado como al emprendedor que inicia un proyecto son los trámites y las obligaciones tributarias, es decir, los impuestos a los que tienen que hacer frente.

La fiscalidad del autónomo es una maraña compleja de desenredar y no tener claros tus deberes tributarios te puede salir caro.

Conscientes de ello y con el fin de arrojar luz sobre el tema, en este artículo de EmpresaActual.com se desgranan todos los aspectos básicos que debes tener en cuenta en tu relación con la Agencia Tributaria: alta, impuestos y declaraciones.

Sin embargo, contar con los conocimientos básicos no es suficiente.  Lo más conveniente para llevar al día tus obligaciones tributarias, es contar con la ayuda de un asesor que te acompañe en la fiscalidad y la contabilidad de tu negocio.

http://www.empresaactual.com/obligaciones-tributarias-del-autonomo/

Documentos que se deben conservar

documentosUno de los aspectos que hay que tener presente a la hora de establecerse como autónomo es llevar al día y guardar la documentación del negocio, con el fin de evitar sanciones en el caso de que Hacienda la requiera en algún momento o por si es necesario defenderse de un tercero en determinadas situaciones.

Los documentos más importantes que los autónomos deben guardar y tener siempre a mano son las escrituras, los contratos y la documentación fiscal del negocio. Las escrituras deben contener los estatutos y sus posibles modificaciones, los libros de actas y la documentación de los socios. Las escrituras y sus posibles modificaciones estatutarias, así como la documentación relativa al alta censal deben conservarse durante toda la vida del negocio.

Respecto a los contratos, no sólo es necesario conservar los contratos de trabajo de los empleados, sino también los de alquiler del local si lo hay, las pólizas del banco, los contratos de los suministros y los que se firmen con proveedores y clientes.

En cuanto a la documentación fiscal, lo más importante es conservar el Modelo 036 o 037 que se presenta ante la Agencia Tributaria al iniciar la actividad. Otro documento importante es el Modelo 521, con el que el autónomo se da de alta en la Seguridad Social en el momento de establecerse. Además, hay que tener a mano los libros contables y la documentación relativa a posibles variaciones del régimen fiscal, domicilio o ampliación de la actividad.

La documentación contable debe conservarse durante un plazo de seis años desde que se realiza el último asiento en los libros, aunque ese plazo podría ser mayor para las sociedades que arrastren bases imponibles negativas. En esos casos, es necesario disponer de los archivos con los justificantes de gastos durante cuatro años a contar desde la finalización del efecto de la base imponible negativa.

El resto de documentos, como las resoluciones de subvenciones aprobadas, inspecciones y revisiones de Hacienda o de la Seguridad Social tienen que guardarse durante un periodo de entre 4 y 5 años. También prescriben a los 5 años las obligaciones derivadas de relaciones contractuales.

Fuente: http://cincodias.com/

Alta en autónomos para trabajos esporádicos?

Placeholder ImageUna de las consultas que de forma más recurrente reciben los asesores es la relativa a si existe obligación a darse de alta en el Régimen de Trabajadores por cuenta propia o autónomos (RETA) cuando los ingresos de la actividad económica que se ejerce son escasos o limitados y, en cualquier caso, inferiores al Salario Mínimo Interprofesional.

La creencia generalizada es precisamente esa, si los ingresos de la actividad no alcanza el límite del Salario Mínimo Interprofesional no existe obligación de darse de alta en el RETA; pero, sin embargo, ello no es del todo exacto, y en este Comentario vamos a tratar de aclararlo.

Para ello debemos señalar, en primer lugar, que con la Ley en la mano, solo están excluidos del RETA  los trabajadores por cuenta propia o autónomos cuya actividad como tales dé lugar a su inclusión en otros regímenes de la Seguridad Social.

Es decir, y como punto de partida, si se ejerce una actividad como trabajar por cuenta propia, o se está en el RETA o, en virtud de las características de la actividad que se desarrolla, se está en otro régimen de la Seguridad Social, tales como el del Mar o el del a Minería del Carbón.

Y más concretamente, el Decreto 2530/1970, de 20 de agosto, por el que se regula el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos, en sus artículos 2 y 3, señala que están obligatoriamente incluidos en el Régimen de Autónomos (RETA) los mayores de 18 años que residan y ejerzan su actividad en territorio nacional y que, de forma habitual, personal y directa, realicen una actividad económica a título lucrativo, sin sujeción a contrato de trabajo.

En el mismo sentido, la Ley 20/2007, de 11 de Julio, del Estatuto del Trabajo Autónomo, señala en su artículo 1.1 que la citada ley “será de aplicación a las personas físicas que realicen de forma habitual, personal, directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo, den o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena”.

Como puede verse, de forma expresa y explicita no está plasmada en la norma la exención de causar alta si los ingresos de la actividad económica que se ejerce son inferiores al Salario Mínimo Interprofesional.

La duda surge, por tanto, de la interpretación del concepto de “habitualidad” en el ejercicio de la actividad económica que se exige al trabajador para su inclusión en el RETA; puesto que la norma no explica qué debe entenderse por ejercicio “de forma habitual” de una actividad económica.

La visión más extendida es la que interpreta que no se entenderá ejercicio habitual cuando los ingresos de la actividad, en el año natural, no superen el Salario Mínimo Interprofesional; y es la que ha dado lugar a la consulta con la que iniciábamos este Comentario.

Sin embargo, aunque existen sentencias que se han pronunciado en este sentido, tenemos que decir que esta postura no es unánime entre la propia jurisprudencia ni, por supuesto, es tampoco compartida por la Administración,  ya sea la Tesorería General de la Seguridad Social, ya sea la Inspección de Trabajo.

Así, la Sentencia del Tribunal Supremo de 29 de Octubre de 1997, referida a la necesidad de los subagentes de seguros de causar alta en el RETA, señalaba que el “El criterio del montante de la retribución es apto para apreciar el requisito de la habitualidad.”

Sin embargo, la propia sentencia señala también que para precisar la habitualidad sería más exacto en principio recurrir a módulos temporales que a módulos retributivos, pero que, por criterios de mayor facilidad probatoria, los órganos jurisdiccionales se han inclinado a aceptar como indicio de habitualidad al montante de la retribución; cuando no haya otros medios de prueba directos.

Además, y como veremos más adelante en otros casos, la sentencia citada recurre a la retribución como criterio teniendo en cuenta las especiales características de la actividad analizada; con lo que el criterio económico puede ser relevante en unas profesiones pero no en otras.

En el mismo sentido se ha pronunciado también la jurisprudencia respecto de  los vendedores ambulantes en mercadillos (STS de 20 de Marzo de 2007), señalando que, al igual que en el caso anterior, a falta de otros elementos de prueba, si los rendimientos de la actividad no superan el SMI, ello constituye un indicio de que no se cumple el requisito de la habitualidad y, por tanto, no habría obligación de causar alta en el RETA.

Pero, frente a esta interpretación, y como ya hemos avanzado, está la de la Administración.

La TGSS y la Inspección de Trabajo entienden que, como hemos señalado al principio, la normativa exige obligatoriamente causar alta en el RETA si se ejerce una actividad económica lucrativa por cuenta propia; sin establecerse ningún límite mínimo de ingresos.

Y en cuanto a la cuestión de la habitualidad, señalan que los ingresos de proporcione la actividad no son, por sí solos, un criterio para determinar si la actividad se ejerce de forma habitual; ya que tan habitual es una dedicación a la actividad de 40 horas a la semana como de 2 horas semanales; poniéndose frecuentemente el ejemplo de que se considera actividad habitual la de aquel que imparte clase dos horas a la semana, porque se repite de forma asidua o periódica; y ello con independencia de los ingresos que dicha actividad le repercuta.

Y, sin embargo, desde esta perspectiva, cuestión distinta sería la situación de los freelance o personas que realizan una actividad económica de forma puntual y aislada en el tiempo.

La conclusión que se puede extraer es que la Administración somete a examen cada caso concreto discutiendo si la actividad se ejerce o no con habitualidad; y dejando al margen la cuestión de los rendimientos que genere.

Y por parte del trabajador, si la TGSS o la Inspección de Trabajo se exigen el alta y la regularización de la situación, éste tendrá que valorar si procede a darse de alta, acatando el criterio administrativo, o si recurre la decisión ante los Tribunales, amparándose en las sentencias que se han dictado al respecto.

En resumen, al no existir una norma clara, cada Administración de la TGSS y cada Delegación de la Inspección de Trabajo sigue un criterio. Existen casos en los que, efectivamente, se aplican los indicios jurisprudenciales sobre la habitualidad, y también existen casos en los que la Administración exige el alta y la regularización de cuotas atrasadas y, además, impone la sanción oportuna, que se considera grave y que puede implicar una multa de hasta 6.250 euros.

Y si a ello añadimos, como hemos avanzado, las características concretas de cada actividad o profesión, nos encontramos con un enorme casuística; con lo que resulta complicado obtener criterios claros; pues las sentencias dictadas hasta ahora suelen atender a la actividad o profesión sometida a litigio y, por esa razón, muchas veces sus consideraciones no son aplicables a otra actividad.

Aun así, y con la idea de facilitar a nuestros usuarios argumentos para valorar si darse o no de alta o, en su caso, si pleitear o no con la Seguridad Social, transcribimos las referencias de algunas sentencias dictadas en esta cuestión.

Las STSS de 29 de octubre de 1997, 17 de Junio de 2002, 23 de septiembre de 2002 y 13 de diciembre de 2004 se refieren al ya mencionado colectivo de subagentes de seguros y admiten como indicio de habitualidad la superación del SMI (En la misma línea otras muchas como las SSTS de 12 de Junio, 28 de Junio y 4 de Julio de 2001, 9 de Diciembre de 2003 y 29 de Junio de 2004, todas sobre subagentes de seguros).

La Sentencia de 20 de Marzo de 2007, respecto de los vendedores ambulantes, que también admite el criterio de la superación del SMI como indicio de habitualidad. Deriva de una Sentencia del TSJ de Castilla-La Mancha, de 25 de septiembre de 2005, que da la razón al trabajador y declara procedente su baja en el régimen de autónomos.

La Sentencia del TS, Sala 3ª, de 3 de Mayo de 1999 se refiere a los titulares de establecimiento abiertos al público y señala que, salvo prueba en contrario, todos los titulares de establecimientos abiertos al público, son trabajadores por cuenta propia o autónomos, y por lo tanto,  reúnen el requisito de habitualidad y deberán ser incluidos de forma obligatoria en el RETA; añadiendo que el mero hecho de estar en alta en el IAE no denota habitualidad si no ha habido actividad.

Y a nivel de Tribunales Superiores de Justicia, también ha habido pronunciamientos interesantes que merece la pena resaltar.

Por ejemplo la STSJ de Castilla León (Burgos) , de 11 de Noviembre de 2003, referida al titular de una explotación de engorde y cría de ganado vacuno; o la Sentencia , del mismo tribunal, de 11 de Septiembre de 2002, sobre una psicóloga que trabaja por su cuenta y también para la Administración.

Finalmente, las Sentencias del TSJ de Castilla León de 27 de Mayo de 1997 y del TSJ de Castilla-La Mancha de 19 de Junio de 2000 fijan como criterio el hecho de que la actividad desarrollada constituya un medio de vida, que llevará aparejada la inclusión en el RETA, o que, por el contrario, se trate de una actividad complementaria o marginal, que no implicará dicha obligación de alta.

Esperamos que este Comentario ayude a despejar algunas dudas respecto a la cuestión planteada que, como puede verse, no tiene reglas fijas y claras, sino interpretaciones jurisprudenciales y adaptadas al caso concreto.

Fuente: Departamento Laboral de Supercontable.com

Código de ética y conducta

El prestigio y reputación de una empresa se contruye con el comportamiento honesto e integro de las personas que la forman.

Este código de ética y conducta que adjuntamos establece los alineamientos de cómo debemos actuar en nuestras actividades cotidianas para realizar nuestra misión como empresa de una manera ética y correcta.

codigo_etico

Es aplicable a todos los miembros representativos de la empresa Mediación y Recambios Aragón. El termino de empleados incluye a consejeros, diretores, gerentes, y en general a todo el personal de la misma.

Asesoría Fiscal o Gestoría integral?

asesoria2Una empresa que ofrezca un asesoramiento integral puede ser la mejor alternativa para tu negocio, porque podrían ayudarte a resolver los problemas en las diferentes ramas en este ámbito, logrando de esta manera  mejores resultados, que se traducirán en bienestar y las posibilidades de alcanzar las metas con mayor facilidad.

Por otra parte, una asesoría fiscal especializada en impuestos también tiene sus ventajas, ya que priorizan el cumplimiento de las obligaciones tributarias frente a la administración pública, por lo que te ayudarán a elaborar las cuentas de tu negocio, un factor que es de vital importancia para el correcto funcionamiento del mismo, o en el caso de las personas físicas los gastos deducibles en la declaración y sus ingresos. Además, una vez que se realicen estas cuentas  de tu negocio o de la persona física, el asesor de la gestoría fiscal especializada en impuestos deberá encontrar el mayor ahorro fiscal y evaluar las posibles decisiones a tomar, a fin de lograr el máximo ahorro.

El objetivo de MyRaragón es ofrecer un asesoramiento fiscal de calidad y una gestión integral de la administración de tu negocio.

Que debe hacer tu asesoría fiscal?

Los asesores fiscales prestan asesoramiento a particulares y empresas en cuestiones fiscales. Se mantienen al día sobre los cambios producidos en la legislación tributaria y explican a los clientes esas leyes y complejos regímenes tributarios.

Además, después de examinar lasesoria-fiscalas circunstancias financieras del cliente, preparan la declaración de la renta y calculan los niveles impositivos correctos que debe pagar a la agencia tributaria. Aconsejan sobre las formas legales de reducir la factura tributaria y se mantienen en contacto y negocian con las autoridades fiscales en nombre del cliente.

Los asesores fiscales también analizan la contabilidad financiera detallada y examinan las actividades financieras generales de los clientes.

En cuanto a los requisitos de un buen asesor fiscal, algunas fuentes citan las siguientes:

– Debe ser una persona preparada, con formación y experiencia demostrable, y bajo el amparo de un currículum o organización que nos inspire confianza.

– En consecuencia, tenemos que confiar en él incluso cuando nuestro desconocimiento nos haga dudar de si sus pasos son correctos. Tras cada acción hay un motivo, y probablemente nosotros no alcancemos a comprenderlo.

– Toda la verdad  y nada más que la verdad. No podemos acudir a un asesor fiscal encubriendo información o con mentiras. Si queremos que su trabajo de los resultados esperados, debe saberlo todo sobre los movimientos de nuestra empresa. Y cada vez que nos solicite algún documento o dato, nuestra obligación es suministrárselo.

En Mediación y Recambios Aragón estamos preparados para ayudarte.

Renta Web (desaparece el programa PADRE)

Prenta-webara realizar la Declaración de Renta del ejercicio 2016, ya no contaremos con la ayuda del programa PADRE (Programa de Ayuda para la Declaración de Renta Española) porque la Agencia Triburaria acaba de hacer público que solo se podrá presentar con el servicio Renta Web, que ya se puso en marcha para el ejercicio 2015 (de forma voluntaria).

Por lo tanto, será imprescindible no esperar a última hora para la presentación de la Declaración de Renta (costumbre muy española), para evitar posibles colapsos en los sistemas informáticos de la Administración.