Nuevo Reglamento General de Protección de Datos

El 25 de mayo de 2018 marcará un antes y un después en el ámbito de la legislación de protección de datos. Ese día se implementará el Reglamento General de Protección de Datos Europeo, también conocido como GDPR (las siglas de General Data Protection Regulation).

proteccion-de-datos-personalesAunque la fecha de su entrada en vigor fue el 25 de mayo de 2016, cuando se cumpla el período de transición de dos años estipulado por los organismos reguladores de la Unión Europea, toda empresa que infrinja las obligaciones de esta normativa se enfrentará a multas de hasta 20 millones de euros. Son varios los dapartamentos de la organización implicados, desde Recursos Humanos a Jurídico y Marketing, por mencionar alguno de ellos. Uno de los pasos fundamentales a realizar para adaptarse al GDPR es concienciar a la organización de que éste no es un tema únicamente de IT. Por lo tanto, ¡que no te pille desprevenido! En este post encontrarás la respuesta a las cuatro cuestiones fundamentales sobre el GDPR.

¿Qué es el GDPR?

El objetivo principal de este nuevo reglamento es proteger la privacidad de los datos personales de los ciudadanos de la Unión Europea y controlar cómo empresas e instituciones procesan, almacenan y utilizan esos datos. La nueva normativa sustituye a la Directiva de Protección de Datos de 1995 para adaptarse al contexto actual a la vez que armoniza y unifica las legislaciones específicas de cada país. Precisamente, su carácter de reglamento lo convierte directamente en vinculante.

El GDPR busca devolver a los ciudadanos de la UE el control sobre sus datos personales con normas estrictas que finiquitan la ambigüedad de la directiva previa y de las legislaciones específicas de cada país. Entre los derechos que otorga a los ciudadanos destacan el derecho de acceso (las personas físicas podrán exigir a una organización información sobre si almacena datos personales suyos, dónde y para qué), el derecho al olvido (un individuo podrá solicitar que se borren sus datos personales si ya no son necesarios para la finalidad con la que fueron recogidos, cuando se haya retirado el consentimiento o cuando estos se hayan conseguido de forma ilícita) o el derecho a la portabilidad de los datos (una persona podrá solicitar sus datos personales a una empresa en un formato que le permita trasladar esos datos a otra compañía).

¿El GDPR afecta a mi empresa?

Si procesa y almacena los datos personales de residentes en la Unión Europea, independientemente de la ubicación de tu compañía, sí, rotundamente. La nueva normativa no se aplica únicamente a las organizaciones localizadas en la UE, también es aplicable en organizaciones situadas fuera de la UE si ofrecen bienes o servicios a sujetos de la Unión Europea o monitorizan su comportamiento. Este punto es fundamental, ya que, tal y como demuestra este estudio de Spiceworks, muy pocas empresas estadounidenses obligadas a respetar el GDPR están preparadas. Solo el 5% de los responsables de IT de empresas estadounidenses afirma haber empezado a prepararse para el GDPR. Es más, la mayoría ni siquiera está preocupado por el grave perjuicio económico que podría suponer para su empresa incumplir esta regulación: solo el 10% teme una multa.

¿Cómo cumplo con el GDPR?

El nuevo reglamento exigirá cambios en la forma de gestionar la protección de los datos personales, demandando un mayor compromiso de las organizaciones tanto públicas como privadas. Lo más importante es el papel que adquirirá la denominada “responsabilidad activa”, otorgando un mayor peso a la prevención de cualquier incidente que afecte a datos personales. El reglamento expone que actuar cuando se ha cometido una infracción es insuficiente, ya que dicha infracción podría causar daños a los sujetos difíciles de compensar. Por tanto, las empresas están obligadas a adoptar medidas que aseguren que están en condiciones de cumplir con los principios, derechos y garantías que establece el GDPR. Por ejemplo: realizar auditorías internas para comprobar el estado de seguridad de los sistemas de la organización, mantener un registro de tratamiento de datos, disponer de herramientas para notificar obligatoriamente los incidentes de seguridad en menos de 72 horas, revisión de las políticas de privacidad, implantar mecanismos para reducir el riesgo de ser víctima de un ataque y evaluar los indicadores de riesgo de manera continua…

Las empresas que confían en Adaptive Defense, parten con ventaja a la hora de cumplir con las exigencias de la GDPR, ya que dispone de herramientas para implantar todas estas medidas de prevención y protección.

¿Qué pasa si infrinjo el GDPR?

Las multas por incumplir el nuevo reglamento serán cuantiosas pudiendo alcanzar los 20 millones de euros o equivaler al 4% de la facturación global anual de la empresa. Estas sanciones máximas serán impuestas en el supuesto de que una empresa tenga infracciones muy graves como no tener el consentimiento suficiente del cliente para procesar sus datos.

Más allá del impacto económico de las multas impuestas por los reguladores y de las posibles indemnizaciones exigidas por las personas físicas que hayan visto como se vulnera la privacidad y seguridad de sus datos personales, el incumplimiento del GDPR también supone otros problemas asociados. Entre ellos destacan el daño reputacional derivado de la obligación de notificar los incidentes de seguridad y la posible pérdida de clientes cuando la empresa no puede demostrar que cumple la normativa.

Fuente: CEPYME NEWS

Anuncios

¿Quién nos puede ayudar con la declaración de la renta?

Si bien determinadas declaraciones sobre el IRPF no tienen demasiada complicación –si el contribuyente solo tiene una nómina, no tiene responsabilidades familiares, vive en el domicilio de sus progenitores y no tiene nada adicional que genere dificultades añadidas–, otras declaraciones de la renta son complejas y su correcta cumplimentación puede suponer para el contribuyente un importante ahorro fiscal.

Es por ello que la respuesta a esta pregunta estará en función del tipo de renta y su complejidad. Algunas opciones para la realización de la renta serían:

  • Concertar cita previa para atención personal en las oficinas de la Agencia Tributaria, entre el 4 de mayo y el 29 de junio de 2017. En cualquier caso, no todo el mundo puede pedir cita previa para hacer la renta a través de Renta WEB, ya que existen ciertos límites que es conveniente conocer, así, por ejemplo, no podrán solicitar cita previa los contribuyentes con rentas del trabajo superiores a 65.000 euros, ni aquellos con más de 15.000 euros en rendimientos del capital mobiliario, ni los que tengan más de un inmueble alquilado.
  • Solicitar asistencia telefónica a la Agencia Tributaria, entre el 5 de abril y el 30 de junio de 2017. El contribuyente deberá concertar cita previa, es decir, solicitar el día y la hora para que la AEAT le llame por teléfono.
  • Encargar la declaración de la renta a un profesional de la asesoría fiscal. En este sentido es conveniente contar con un asesor fiscal de confianza, con una sólida formación y experiencia.
  • Algunos sindicatos ofrecen este servicio a sus afiliados.
  • Pedírselo a un familiar o amigo con sólidos conocimientos en materia fiscal en general y en particular del IRPF.

Son muchos los profesionales que en estas fechas del año se encuentran al servicio de los contribuyentes, confeccionando su declaración de la renta, pero si necesitas uno de confianza cuenta con la ayuda de Mediación y Rec. Aragón.

Errores frecuentes al contratar un seguro para la PYME o Autónomo

seguroCuando nos enfrentamos a la tarea de buscar un seguro para nuestra PYME normalmente nos vemos obligados a tomar algunas decisiones sin saber muy bien qué trascendencia tienen.

Lo que se busca está claro: asegurar nuestra empresa para que si pasa algo, no pase nada.

Pero en estas ocasiones, con demasiada frecuencia, cometemos algunos errores fácilmente evitables:

1. ¿REALMENTE NECESITO EL SEGURO…? HASTA AHORA NUNCA ME HA PASADO NADA.

Para aquellos que cometen este error dos datos:

  • Cerca del 60% de los negocios asegurados tienen al menos un siniestro cada año.

  • En España 7 de cada 10 negocios que tienen un siniestro grave desaparecen por no tener seguro.

2. VOY A PREGUNTAR A UN FAMILIAR O AMIGO

La terminología que emplea el sector asegurador y los conceptos con los que se trabaja son complejos, por lo que para resolver dudas solemos acudir a un familiar o a un amigo para que nos de su opinión. Normalmente esta persona, con su mejor voluntad, simplemente intenta trasladar su propia experiencia, aunque su negocio o sus circunstancias no sean similares a las nuestras.

El mejor consejo es disponer de un buen asesoramiento personalizado y profesional, que nos explique en nuestro lenguaje cuáles son las coberturas y capitales más adecuados y que mejor se adapten a mi negocio y a mis circunstancias económicas.

3. TODOS LOS SEGUROS SON IGUALES

Un error muy frecuente es considerar que todos los seguros son iguales. Pensamos que lo tenemos todo cubierto y a todo riesgo, y la realidad es bien distinta.

Como hemos comentado antes, un buen asesoramiento nos permitirá conocer cuáles son los riesgos a los que está sometida nuestra pyme y cuáles son las coberturas que realmente necesitamos.

Para evitar que cuando se produzca un siniestro acabemos teniendo malas experiencias, porque lo que creíamos cubierto, en realidad estaba desprotegido.

La calidad en la prestación de los servicios que recibiremos cuando se ha producido un siniestro, la rapidez en adoptar las medidas que resuelvan la incidencia y nos permitan continuar con la operativa del negocio cuanto antes, son la verdadera clave a la hora de elegir un buen seguro.

4. CAPITALES ASEGURADOS INADECUADOS

Otro de los errores más comunes que se suelen cometer es el de asegurar los bienes con un valor inferior al que deberían haber sido asegurados, pensando que no tiene importancia y además, me ahorro algo de dinero en el seguro.

Sin embargo, cuando se produce un siniestro y en la valoración de los daños se aprecia una infravaloración de los bienes, las compañías de seguros se ven obligadas a aplicar la regla de proporcionalidad por infraseguro, de manera que el asegurado recibirá una indemnización inferior al valor real de los bienes, proporcional al capital que aseguró y por tanto, una parte de sus daños no podrán ser indemnizados.

5. EL PRECIO ES LO ÚNICO QUE IMPORTA

Llegamos a factor precio que, para la mayoría, es casi el único elemento a considerar a la hora de decidirse por un seguro. Después de conocer las cuatro recomendaciones anteriores ahora sabemos que es un error evidente.

El precio debe ser la justa compensación por el riesgo que se asume según los bienes que se aseguran, las coberturas que se contratan y los servicios que se prestan, por lo que lo fundamental a la hora de saber si el precio que estamos pagando es o no adecuado, es el análisis y comparativa de cada póliza, del alcance de las coberturas, los capitales, límites y franquicias, y la valoración de la calidad del servicio prestado.

En este sentido un buen asesoramiento es fundamental, para saber si estamos o no bien asegurados y al precio adecuado.

Cuenta con MEDIACIÓN Y REC. ARAGÓN para recibir el mejor asesoramiento.

Fuente: CEPYME

Los autónomos podrán cambiar su Base de Cotización

asesoria-fiscalLos trabajadores autónomos podrán cambiar de bases de cotización durante este año 2017, siempre que así lo soliciten antes del día 1 de MAYO, para que tenga efectos del 1 de JULIO, y antes del 1 de NOVIEMBRE, para que tenga efectos el 1 de ENERO del año siguiente y en base a los siguientes criterios:

– Se mantienen los tipos de cotización existentes en el año 2016.

– La base mínima de cotización se mantiene en la misma cuantía del año anterior: 893,10 euros mensuales.

– La base mínima de cotización del autónomo que en algún momento del año 2016 y de manera simultánea haya tenido contratado 10 o más trabajadores por cuenta ajena, así como la del autónomo societario se incrementan un 8%, quedando establecida en 1.152,90 euros mensuales.

– La base máxima de cotización se ha incrementado en un 3%, quedando establecida en 3.751,20 euros mensuales.

La base de cotización para autónomos que, a 1 de enero de 2017, sean menores de 47 años de edad será la elegida por estos, dentro de los límites que representan las bases mínima y máxima, 893,10 euros y 3.751,20 euros, respectivamente.

Igual elección podrán efectuar aquellos trabajadores autónomos que en esa fecha tengan una edad de 47 años y su base de cotización en el mes de diciembre de 2016 haya sido igual o superior a 1.964,70 euros mensuales, o causen alta en este régimen especial. Los trabajadores autónomos que, a 1 de enero de 2017, tengan 47 años de edad, si su base de cotización fuera inferior a 1.964,70 euros mensuales no podrán elegir una base de cuantía superior a 1.964,70 euros mensuales, salvo que ejerciten su opción en tal sentido antes del 30 DE JUNIO DE 2017, lo que producirá efectos a partir del 1 DE JULIO DE 2017, o que se trate del cónyuge supérstite del titular del negocio que, como consecuencia del fallecimiento de éste, haya tenido que ponerse al frente del mismo y darse de alta en este régimen especial con 47 años de edad, en cuyo caso no existirá dicha limitación.

La base de cotización de los trabajadores autónomos que, a 1 de enero de 2017, tengan cumplida la edad de 48 o más años estará comprendida con carácter general entre las cuantías de 963,30 y 1.964,70 euros mensuales, salvo que se trate del cónyuge supérstite del titular del negocio que, como consecuencia del fallecimiento de este, haya tenido que ponerse al frente del mismo y darse de alta en este régimen especial con 45 o más años de edad, en cuyo caso la elección de bases estará comprendida entre las cuantías de 893,10 y 1.964,70 euros mensuales.

Asimismo, la base de cotización de los trabajadores autónomos que con anterioridad a los 50 años hubieran cotizado en cualquiera de los regímenes del sistema de la Seguridad Social cinco o más años tendrá la siguiente cuantía:

a) Si la última base de cotización acreditada hubiera sido igual o inferior a 1.964,70 euros mensuales, se habrá de cotizar por una base comprendida entre 893,10 euros mensuales y 1.964,70 euros mensuales.

b) Si la última base de cotización acreditada hubiera sido superior a 1.964,70 euros mensuales, se habrá de cotizar por una base comprendida entre 893,10 euros mensuales y el importe de aquélla incrementado en un 1,00 por ciento.

Para poder realizar esta solicitud de cambio de base de cotización se deberá acudir a una de las oficinas de la Tesorería General de la Seguridad Social con la correspondiente documentación o bien presentar la solicitud de manera telemática ya que, desde el pasado mes de Febrero, a través del Sistema RED se pueden realizar los siguientes trámites:

– Solicitud de cambio de base de cotización.

– Solicitud de revalorización automática de la base de cotización.

– Anulación de solicitud de cambio de base de cotización.

– Anulación de revalorización automática de la base de cotización.

Fuente: Boletic.es

Campaña Renta 2016

Ya sólo falta un mes para quese puedan presentar las declaraciones de la Renta correspondientes al ejercicio 2016.  El 5 de abril se da el pistoletazo de salida a la presentación telemática de la campaña de la renta 2016. Para presentar la declaración del IRPF de manera presencial, habrá que esperar hasta el 11 de mayo y, en ambos casos, se extenderá hasta el 30 de junio. Si el resultado sale a ingresar y se quiere domiciliar el pago, el plazo concluye el día 26 de junio.

renta-web-haciendaLos contribuyentes dispondrán del sistema ‘Renta web‘, que se generaliza ya para todos los declarantes (y es que no hay otra opción), cualquiera que sea la naturaleza de sus rentas (del trabajo, capital o actividades económicas) y que ha venido a sustituir al Programa Padre y al borrador del IRPF, ya que se trata de una mezcla de ambos.

Cada vez más, se hace imprescindible la ayuda de un buen asesor fiscal.  Mediación y Recambios Aragón te puede ayudar.

Controlar los gastos de un negocio.

No importa el sector al que te dediques, si tienes un negocio has de hacer un control exhaustivo de todos los gastos que realices. Si llevas a cabo la estrategia adecuada conseguirás minimizar tus gastos y maximizar tus beneficios.

asesoria-fiscalTanto si eres autónomo como si posees una pequeña empresa, debes analizar constantemente tus gastos con detalle, entenderlos, controlarlos y efectuar cambios en base a ellos. No vale esperar a una crisis o dejarlo en segundo plano por la carga de trabajo del día a día.

Sabemos que esta puede ser una tarea demasiado tediosa; sin embargo, por suerte, hoy en día existen fórmulas y herramientas que hacen este proceso mucho más sencillo y llevadero.

¿Que ventajas te dará controlar los gastos?

Este hábito sólo te traerá beneficios, tanto tangibles (dinero) e como intangibles (tranquilidad, seguridad…). Estos son algunos de ellos:

  • Ayuda a detectar gastos innecesarios: una ventaja indiscutible. Si no sabes en qué gastas el dinero, no podrás evitar gastos superfluos o innecesarios.
  • Permite hacer un análisis mensual: tendrás una imagen financiera de tu empresa. Verás qué está ocurriendo en caja, qué entra y qué sale, y cómo optimizar todo este flujo a corto plazo. Esto te ayudará a plantear un presupuesto de gasto mensual.
  • Negociarás mejor: si eres consciente de lo que gastas y de cuánto cuestan las cosas, estarás en posición de renegociar los precios con tus proveedores para así poder ahorrar.
  • Evita problemas a largo plazo: localiza aquellos gastos que son necesarios y aquellos que no lo son. A continuación, deshazte de los últimos y céntrate en que los primeros sean los más ajustados posibles. De este modo, estarás invirtiendo correctamente tu dinero y asegurando tu futuro.

Para poder analizar tus gastos, tendrás que haberlos anotado en algún lugar primero. Los antiguos libros de cuentas o un complicado Excel no harán que la tarea sea más llevadera.

Sin duda la mejor opción es utilizar un buen programa de contabilidad que te permita llevar las cuentas de rápida, fácil y segura. Si a pesar de todos los esfuerzos la contabilidad sigue siendo un suplicio, busca a un asesor que te ayude y haga por ti esta tarea.

Deja que este trabajo lo haga una asesoría contable como Mediación y Rec. Aragón y analiza con un experto los resultados: empezarás a sacar conclusiones y aprendizajes que te ayudarán en la gestión de tu negocio y harán que este crezca.

Fuente: http://cepymenews.es/

 

La contabilidad del autónomo

Una de las principales preocupaciones de los autónomos es el cumplimiento de sus obligaciones contables y fiscales. Cuando se plantea la posibilidad de emprender una actividad económica por cuenta propia éste es uno de los aspectos más descuidados por los futuros autónomos y es uno de los que acaba causando más quebraderos de cabeza.

Por desgracia, la cultura fiscal y contable es algo a lo que no se presta la atención debida, ya que es visto como un inconveniente que hay que asumir para poder ejercer una actividad, sin embargo, una comprensión de la contabilidad y su normativa, aunque sea a pequeña escala, nos ayudará a cumplir más eficientemente con nuestras obligaciones fiscales además de a llevar una mejor gestión de la actividad a la que nos dediquemos.

asesoriaLa contabilidad que exige la Agencia Tributaria a los empresarios y profesionales autónomos en el régimen de estimación directa simplificada o normal no pasa de ser un mero instrumento para la confección de los impuestos a los que este colectivo debe enfrentarse trimestralmente.

La contabilidad nos servirá para saber en todo momento aquello que hemos ingresado por nuestra actividad, aquello que hemos gastado, lo que nos deben y lo que debemos. Visto de esta manera se trata de un control que todo buen empresario debería llevar para saber en todo momento el estado de su negocio.

Los ingresos: facturas emitidas

Los ingresos es quizá la parte más fácil de la contabilidad. El autónomo debe llevar un libro de registro de las facturas emitidas como resultado del desarrollo de su actividad. Dicho libro no es más que un listado de todas las facturas emitidas, por orden cronológico, y en el que se refleja la siguiente información:

  • número de factura
  • fecha de emisión
  • destinatario de la factura
  • base imponible
  • tipo de IVA (e.g. 4%, 8% ó 18%)
  • importe del IVA
  • retención de IRPF (si por el tipo de facturación debe realizarse retención en las facturas emitidas).

La función de éste libro de registro es saber lo que se ha facturado a lo largo de un periodo de tiempo determinado, normalmente un trimestre, y sirve para contabilizar los ingresos que genera la actividad.

Con el objetivo de dificultar la eliminación de facturas, y por lo tanto, el falseamiento de los ingresos, la Agencia Tributaria exige que la numeración de facturas sea incremental y continua, no permitiendo duplicados ni saltos en la numeración.

Los gastos: facturas recibidas, bienes de inversión y otros gastos

Ya hemos visto cómo el autónomo sabe en todo momento cuales son los ingresos que está generando su actividad gracias al libro registro de facturas emitidas, pero con ésto sólo tenemos la mitad del trabajo. Para llevar una contabilidad completa nos falta la otra parte: los gastos.

El autónomo tiene que controlar todos aquellos gastos necesarios para la obtención de los ingresos a que nos hemos referido en el párrafo anterior, ya que solamente mediante un buen control de ingresos y gastos sabremos en todo momento si el negocio genera beneficios o pérdidas.

Antes de entrar en profundidad en cómo deben clasificarse y contabilizarse estos gastos debemos realizar una apreciación importante, para que un gasto pueda ser considerado como deducible fiscalmente debe cumplir dos requisitos:

  1. estar afecto a la actividad (es decir, producirse debido al desarrollo de la actividad)
  2. ser necesario para la misma

Estos dos criterios a veces pueden ser difíciles de apreciar pero siempre deberemos considerarlos desde el principio de prudencia. Este simple consejo nos evitará disgustos con la Agencia Tributaria en caso de que nos inspeccionen e investiguen nuestras declaraciones.

Entrando más en detalle en el análisis de los gastos debemos remarcar que para la contabilización de los mismos deberemos llevar tres libros de registros diferentes:

  • el libro de registro de facturas recibidas
  • el libro de registro de bienes de inversión
  • el libro de registro de gastos

Libro de registro de Facturas Recibidas

El más conocido, y quizá el de más fácil comprensión, es el libro de registro de facturas recibidas. Se trata de un simple listado en el que deben contabilizarse todas aquellas facturas que el autónomo recibe, y que reflejan compras tanto de bienes como de servicios obtenidos por el autónomo para el desarrollo de su actividad.

En este libro registro, las facturas se consignarán con su número de factura, la fecha de expedición (o fecha en que se emitió la factura), el nombre y apellidos o razón social del emisor, su Número de Identificación Fiscal (NIF), la base imponible, el tipo impositivo aplicable del IVA, la cuota tributaria (importe del IVA) y en caso de que corresponda, la retención correspondiente.

Libro de registro de Bienes de Inversión

Llamamos bienes de inversión a aquellos bienes que ha comprado el autónomo y que por su naturaleza y coste la Agencia Tributaria considera que no se van a consumir durante el ejercicio, y por lo tanto, no permite contabilizarlos directamente como un gasto único sino que obliga al autónomo a contabilizarlo distribuyendo su importe proporcionalmente a lo largo de varios trimestre o años.

Se trata en esencia de un libro registro muy parecido al de las facturas recibidas, pero en el que sólo se deben contabilizar desde el 1 de enero de 2015 los bienes adquiridos cuyo importe sea superior a 300€ (de base imponible). Hasta final de 2014 el limite era 600 euros.

Un buen ejemplo de bien de inversión sería la compra de un ordenador que tuviese un coste de 800€ pero no lo sería la compra de un portátil que costase solamente 275€.

La Agencia Triburaria tiene clasificados los bienes de inversión según su tipo y para cada tipo define los plazos de amortización mínimos y máximos que el autónomo puede aplicar. Así pues, la amortización de bienes en al categoría de Sistemas de Información, como los ordenadores, deben amortizarse proporcionalmente entre 3.85 y 10 trimestres, según interese al propio autónomo.

Mientras la actividad del autónomo genere los suficientes ingresos, interesa amortizar los bienes en el periodo de tiempo más corto que permita la Agencia Tributaria para pagar así el mínimo de impuestos posible.

Libro de registro de Gastos

Se trata del cuarto y último de los libros de registro que tiene que llevar al autónomo y a menudo genera cierta confusión debido a su nombre, que es poco preciso. Tanto las facturas recibidas como los bienes de inversión son también gastos para el autónomo y no deben contabilizarse en este libro de registro, de ahí la confusión.

En este libro se deben contabilizar los gastos para los cuales no se tenga una factura, pero sí un comprobante de pago en forma de ticket o de recibo del banco.

Un ejemplo de este tipo de gasto es el pago de la cuota de autónomos a la Seguridad Social. Dicho pago se trata de un gasto necesario para el desarrollo de la actividad de cualquier autónomo pero debe contabilizarse utilizando el recibo del banco como justificante del mismo al no disponer de una factura.

Otro ejemplo muy común es el ticket de la papelería por la compra de material de oficina (si es que no nos generan factura), el ticket del taxi por la visita a un cliente o el ticket por una comida de empresa.

Es importante remarcar que aunque la Agencia Tributaria nos permite desgravar todos esos tickets deberemos intentar no abusar de ellos ya que no siempre es fácil demostrar su afección a la actividad.

Por último, puede suceder que de la compra de un mismo bien o servicio tengamos tanto un ticket de caja como una factura, en tal caso solamente podremos contabilizar unos de los dos siendo siempre más provechoso contabilizar la factura, ya que nos permitirá desgravar también el IVA asociado al gasto.

Conclusión

De una manera muy esquemática hemos visto los fundamentos de la contabilidad que debe llevar un autónomo. Esto que a priori puede parecer complejo, no lo es tanto. Si estás empezando como autónomo, te recomendamos que valores la posibilidad de utilizar alguna herramienta de facturación que te ayude a llevar un mejor control y gestión de tu contabilidad, te facilite la elaboración de facturas y te permita la generación y presentación de modelos de impuestos.

Y mucho más sencillo será si contratas a Mediación y Recambios Aragón para que realice estos trámites en tu nombre.

Fuente: http://infoautonomos.eleconomista.es/fiscalidad/

Baja de los autónomos

En España, los autónomos están considerados super héroes, ya que existe una creencia muy arraigada en la sociedad, de que están “obligados” a trabajar las 24 horas los 7 días de la semana. El caso es que, a no ser que les ocurra un accidente o causa que les incapacite física o mentalmente, es totalmente inusual ver a un freelance en la consulta de un sanitario solicitando la baja laboral.

Las bajas del autónomo y la base de cotización

incapacidad_temporal_ageLos autónomos cuentan con  el derecho a baja por enfermedad o accidente laboral, maternidad o paternidad.

Es importante destacar, que todas estas prestaciones irán siempre en concordancia con la base de cotización que tenga cada profesional autónomo, que por ahora es de libre elección, siempre y cuando se cumplan los requisitos exigidos por la Seguridad Social que, hoy por hoy, impone un mínimo de base de 893,10€ y un máximo de 3.642€.

¿Cómo escoger la base de cotización adecuada para cada autónomo?

La elección de la base de cotización es algo a meditar ya que todas las prestaciones incluida la pensión de jubilación dependerán de esta decisión.  Sin embargo, aunque a todos nos gustaría poder cotizar por lo más alto para asegurarnos un buen retiro, la realidad es que la mayor parte de los autónomos optan por la cotización mínima.

A la hora de escoger base de cotización hay que considerar qué cantidad de ingresos mensuales alcanzamos de media por nuestra actividad, y en función de ello decidir; si hemos aumentado de más nuestra base de cotización y posteriormente los ingresos netos que obtenemos son inferiores a los esperados, estaríamos comprometiendo nuestra renta disponible tras el pago de cuotas a la Seguridad Social e impuestos a Hacienda.

La incapacidad temporal (IT) del autónomo

Debemos distinguir entre estas dos situaciones:

1- IT por enfermedad profesional o accidente de trabajo, será aquella contraída directamente por la ejecución de la actividad que se ejerza, en cuyo caso, para calcular la cantidad de la prestación, se aplicará el 75% de la base de cotización desde el día después de la baja.

2- IT por enfermedad común, para tener derecho a cobrar la prestación, será necesario haber estado dado de alta al menos 180 días dentro de los cinco años anteriores, además de estar al corriente del pago de las cuotas. La cantidad a recibir será el 60% de la base de cotización desde el día 4 hasta el día 20 de la baja, para a continuación pasar al 75%.

Baja materno-paternal

Sobre baja de maternidad, las semanas a disfrutar son las mismas que las de las trabajadoras por cuenta ajena, es decir de 16 semanas, de las cuáles las seis primeras son obligatorias y deben disfrutarse de forma ininterrumpida, y las diez siguientes se pueden ceder al cónyuge o disfrutar personalmente a tiempo completo o parcial.

La nueva Ley de autónomos tiene previstas medidas en la baja por maternidad de las autónomas  como la bonificación del 100% de la baja, tanto para trabajadoras autónomas sustituidas (como ya se venía haciendo) como las que no y la exención del pago de cuota durante la misma. Además, si la madre ha cesado su actividad y reemprende hasta dos años después del parto la madre tendrá derecho a disfrutar del 100 % de la cuota por contingencias comunes con independencia de su base de cotización.

En el caso de baja de paternidad, para tener derecho a su solicitud, el autónomo deberá tener sus cuotas de seguridad social al día y presentar el modelo de declaración de actividad que se puede descargar de la web de la Seguridad Social y presentarlo en dicho organismo dentro de los 15 días posteriores al comienzo de la fecha de descanso.

El periodo a disfrutar  era de 13 días ininterrumpidos pero el pasado mes de diciembre el Gobierno incrementó el permiso por paternidad de dos a cuatro semanas con el objetivo de fomentar la conciliación familiar.

Obligaciones tributarias del autónomo

asesoria-fiscalDos de los aspectos que más preocupan tanto al autónomo ya asentado como al emprendedor que inicia un proyecto son los trámites y las obligaciones tributarias, es decir, los impuestos a los que tienen que hacer frente.

La fiscalidad del autónomo es una maraña compleja de desenredar y no tener claros tus deberes tributarios te puede salir caro.

Conscientes de ello y con el fin de arrojar luz sobre el tema, en este artículo de EmpresaActual.com se desgranan todos los aspectos básicos que debes tener en cuenta en tu relación con la Agencia Tributaria: alta, impuestos y declaraciones.

Sin embargo, contar con los conocimientos básicos no es suficiente.  Lo más conveniente para llevar al día tus obligaciones tributarias, es contar con la ayuda de un asesor que te acompañe en la fiscalidad y la contabilidad de tu negocio.

http://www.empresaactual.com/obligaciones-tributarias-del-autonomo/

Alta en autónomos para trabajos esporádicos?

Placeholder ImageUna de las consultas que de forma más recurrente reciben los asesores es la relativa a si existe obligación a darse de alta en el Régimen de Trabajadores por cuenta propia o autónomos (RETA) cuando los ingresos de la actividad económica que se ejerce son escasos o limitados y, en cualquier caso, inferiores al Salario Mínimo Interprofesional.

La creencia generalizada es precisamente esa, si los ingresos de la actividad no alcanza el límite del Salario Mínimo Interprofesional no existe obligación de darse de alta en el RETA; pero, sin embargo, ello no es del todo exacto, y en este Comentario vamos a tratar de aclararlo.

Para ello debemos señalar, en primer lugar, que con la Ley en la mano, solo están excluidos del RETA  los trabajadores por cuenta propia o autónomos cuya actividad como tales dé lugar a su inclusión en otros regímenes de la Seguridad Social.

Es decir, y como punto de partida, si se ejerce una actividad como trabajar por cuenta propia, o se está en el RETA o, en virtud de las características de la actividad que se desarrolla, se está en otro régimen de la Seguridad Social, tales como el del Mar o el del a Minería del Carbón.

Y más concretamente, el Decreto 2530/1970, de 20 de agosto, por el que se regula el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos, en sus artículos 2 y 3, señala que están obligatoriamente incluidos en el Régimen de Autónomos (RETA) los mayores de 18 años que residan y ejerzan su actividad en territorio nacional y que, de forma habitual, personal y directa, realicen una actividad económica a título lucrativo, sin sujeción a contrato de trabajo.

En el mismo sentido, la Ley 20/2007, de 11 de Julio, del Estatuto del Trabajo Autónomo, señala en su artículo 1.1 que la citada ley “será de aplicación a las personas físicas que realicen de forma habitual, personal, directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo, den o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena”.

Como puede verse, de forma expresa y explicita no está plasmada en la norma la exención de causar alta si los ingresos de la actividad económica que se ejerce son inferiores al Salario Mínimo Interprofesional.

La duda surge, por tanto, de la interpretación del concepto de “habitualidad” en el ejercicio de la actividad económica que se exige al trabajador para su inclusión en el RETA; puesto que la norma no explica qué debe entenderse por ejercicio “de forma habitual” de una actividad económica.

La visión más extendida es la que interpreta que no se entenderá ejercicio habitual cuando los ingresos de la actividad, en el año natural, no superen el Salario Mínimo Interprofesional; y es la que ha dado lugar a la consulta con la que iniciábamos este Comentario.

Sin embargo, aunque existen sentencias que se han pronunciado en este sentido, tenemos que decir que esta postura no es unánime entre la propia jurisprudencia ni, por supuesto, es tampoco compartida por la Administración,  ya sea la Tesorería General de la Seguridad Social, ya sea la Inspección de Trabajo.

Así, la Sentencia del Tribunal Supremo de 29 de Octubre de 1997, referida a la necesidad de los subagentes de seguros de causar alta en el RETA, señalaba que el “El criterio del montante de la retribución es apto para apreciar el requisito de la habitualidad.”

Sin embargo, la propia sentencia señala también que para precisar la habitualidad sería más exacto en principio recurrir a módulos temporales que a módulos retributivos, pero que, por criterios de mayor facilidad probatoria, los órganos jurisdiccionales se han inclinado a aceptar como indicio de habitualidad al montante de la retribución; cuando no haya otros medios de prueba directos.

Además, y como veremos más adelante en otros casos, la sentencia citada recurre a la retribución como criterio teniendo en cuenta las especiales características de la actividad analizada; con lo que el criterio económico puede ser relevante en unas profesiones pero no en otras.

En el mismo sentido se ha pronunciado también la jurisprudencia respecto de  los vendedores ambulantes en mercadillos (STS de 20 de Marzo de 2007), señalando que, al igual que en el caso anterior, a falta de otros elementos de prueba, si los rendimientos de la actividad no superan el SMI, ello constituye un indicio de que no se cumple el requisito de la habitualidad y, por tanto, no habría obligación de causar alta en el RETA.

Pero, frente a esta interpretación, y como ya hemos avanzado, está la de la Administración.

La TGSS y la Inspección de Trabajo entienden que, como hemos señalado al principio, la normativa exige obligatoriamente causar alta en el RETA si se ejerce una actividad económica lucrativa por cuenta propia; sin establecerse ningún límite mínimo de ingresos.

Y en cuanto a la cuestión de la habitualidad, señalan que los ingresos de proporcione la actividad no son, por sí solos, un criterio para determinar si la actividad se ejerce de forma habitual; ya que tan habitual es una dedicación a la actividad de 40 horas a la semana como de 2 horas semanales; poniéndose frecuentemente el ejemplo de que se considera actividad habitual la de aquel que imparte clase dos horas a la semana, porque se repite de forma asidua o periódica; y ello con independencia de los ingresos que dicha actividad le repercuta.

Y, sin embargo, desde esta perspectiva, cuestión distinta sería la situación de los freelance o personas que realizan una actividad económica de forma puntual y aislada en el tiempo.

La conclusión que se puede extraer es que la Administración somete a examen cada caso concreto discutiendo si la actividad se ejerce o no con habitualidad; y dejando al margen la cuestión de los rendimientos que genere.

Y por parte del trabajador, si la TGSS o la Inspección de Trabajo se exigen el alta y la regularización de la situación, éste tendrá que valorar si procede a darse de alta, acatando el criterio administrativo, o si recurre la decisión ante los Tribunales, amparándose en las sentencias que se han dictado al respecto.

En resumen, al no existir una norma clara, cada Administración de la TGSS y cada Delegación de la Inspección de Trabajo sigue un criterio. Existen casos en los que, efectivamente, se aplican los indicios jurisprudenciales sobre la habitualidad, y también existen casos en los que la Administración exige el alta y la regularización de cuotas atrasadas y, además, impone la sanción oportuna, que se considera grave y que puede implicar una multa de hasta 6.250 euros.

Y si a ello añadimos, como hemos avanzado, las características concretas de cada actividad o profesión, nos encontramos con un enorme casuística; con lo que resulta complicado obtener criterios claros; pues las sentencias dictadas hasta ahora suelen atender a la actividad o profesión sometida a litigio y, por esa razón, muchas veces sus consideraciones no son aplicables a otra actividad.

Aun así, y con la idea de facilitar a nuestros usuarios argumentos para valorar si darse o no de alta o, en su caso, si pleitear o no con la Seguridad Social, transcribimos las referencias de algunas sentencias dictadas en esta cuestión.

Las STSS de 29 de octubre de 1997, 17 de Junio de 2002, 23 de septiembre de 2002 y 13 de diciembre de 2004 se refieren al ya mencionado colectivo de subagentes de seguros y admiten como indicio de habitualidad la superación del SMI (En la misma línea otras muchas como las SSTS de 12 de Junio, 28 de Junio y 4 de Julio de 2001, 9 de Diciembre de 2003 y 29 de Junio de 2004, todas sobre subagentes de seguros).

La Sentencia de 20 de Marzo de 2007, respecto de los vendedores ambulantes, que también admite el criterio de la superación del SMI como indicio de habitualidad. Deriva de una Sentencia del TSJ de Castilla-La Mancha, de 25 de septiembre de 2005, que da la razón al trabajador y declara procedente su baja en el régimen de autónomos.

La Sentencia del TS, Sala 3ª, de 3 de Mayo de 1999 se refiere a los titulares de establecimiento abiertos al público y señala que, salvo prueba en contrario, todos los titulares de establecimientos abiertos al público, son trabajadores por cuenta propia o autónomos, y por lo tanto,  reúnen el requisito de habitualidad y deberán ser incluidos de forma obligatoria en el RETA; añadiendo que el mero hecho de estar en alta en el IAE no denota habitualidad si no ha habido actividad.

Y a nivel de Tribunales Superiores de Justicia, también ha habido pronunciamientos interesantes que merece la pena resaltar.

Por ejemplo la STSJ de Castilla León (Burgos) , de 11 de Noviembre de 2003, referida al titular de una explotación de engorde y cría de ganado vacuno; o la Sentencia , del mismo tribunal, de 11 de Septiembre de 2002, sobre una psicóloga que trabaja por su cuenta y también para la Administración.

Finalmente, las Sentencias del TSJ de Castilla León de 27 de Mayo de 1997 y del TSJ de Castilla-La Mancha de 19 de Junio de 2000 fijan como criterio el hecho de que la actividad desarrollada constituya un medio de vida, que llevará aparejada la inclusión en el RETA, o que, por el contrario, se trate de una actividad complementaria o marginal, que no implicará dicha obligación de alta.

Esperamos que este Comentario ayude a despejar algunas dudas respecto a la cuestión planteada que, como puede verse, no tiene reglas fijas y claras, sino interpretaciones jurisprudenciales y adaptadas al caso concreto.

Fuente: Departamento Laboral de Supercontable.com